jueves, 8 de marzo de 2012

Qué es la cervicitis?





La cervicitis es un proceso inflamatorio del cuello del útero que puede ser provocado por varios factores. Los más frecuente son las infecciones de transmisión sexual ya sean causadas bacterias, parásitos o virus (herpes genital, papiloma virus…). Le siguen las laceraciones de origen traumático debido a malos manejos durante las interrupciones de embarazo o partos y las lesiones fisiológicas congénitas como las ectopias, proceso benigno, presente en el 60-70% de las mujeres, que se caracteriza por la salida de uno de los dos epitelios del útero hacia el área del cuello uterino.


¿Qué es la cervicitis?
Por lo general la cervicitis incrementa el flujo vaginal, provoca dolor al coito (coitalgia), ardor, sensación de quemada, cistitis, sangramientos leves o moderados durante el coito o fuera de este y también prurito, desencadenando, incluso, lesiones en la piel alrededor de los vellos del pubis. Si no es tratada a tiempo, la infección puede llegar al útero, a las trompas de Falopio y a los ovarios complicándose entonces con una inflamación pélvica aguda y provocar a largo plazo hasta infertilidad.

Aunque no siempre se comporta de la misma manera, puede suceder que el compañero de quien padece la cervicitis presente cistitis, molestia y sangramiento en el momento de eyacular y orinar, dolor en los testículos, inflamación de los conductos por los que circula el semen y alteraciones a nivel de la glándula testicular, síntomas que ceden según progrese el tratamiento médico que necesariamente deberá ser llevado con rigor por los dos miembros de la pareja.

Uno de los primeros consejos a las mujeres que padecen cervicitis, diagnóstico que solo puede realizar un médico, es que acompañe el tratamiento de un pertinente reposo sexual, eso evitará la reinfección con otros gérmenes y la complicación del caso. También es recomendable extremar las medidas de higiene personal en esos días y chequearse de manera sistemática hasta que el médico certifique la total curación.

Luego de eliminar la causa que provocó la dolencia se debe investigar la causa de la cervicitis para evitar que se repita.

Afortunadamente esta es una enfermedad curable y, sobre todo, prevenible. La mejor manera de enfrentarla es evitando la infección, es decir: manteniendo una sexualidad responsable basada en la fidelidad conyugal y en el uso del condón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada